lunes, 12 de noviembre de 2018

El potencial del podcast como formato para un periodismo deportivo hiperespecializado o de nicho

Podcast de running de Diario de Navarra.
Una de las narrativas más disruptivas en los nuevos entornos digitales es el podcast o radio bajo demanda. Cuando han transcurrido más de quince años desde su implantación, el podcasting, que en sus orígenes también fue denominado audioblogging, comenzó a hallar en el ámbito periodístico del deporte, sobre todo en los países anglosajones, un campo abonado para su aplicación. 

Mientras medios tradicionales impresos en sus ediciones web, como The Guardian o Sports Illustrated, vienen desarrollando desde hace tiempo secciones específicas de podcast, las principales cadenas de radio convencionales ya proponen a través de sendas plataformas de podcast nuevas ventanas de escucha complementarias a los programas que se emiten en directo.

Como señala la profesora Chelo Sánchez en el libro Periodismo deportivo de manual, el podcast ha llegado para "hacerle la vida más fácil a la radio en los nuevos entornos de producción y consumo digital". A su juicio, constituye "una segunda vida para la radio, porque permite conservar y volver a escuchar o recuperar fuera de hora, pero, sobre todo, es una nueva forma de empaquetar y distribuir lo que tradicionalmente hemos considerado el resultado final de la producción radiofónica: los programas".

Además, la eclosión de la radio online y de plataformas de alojamiento como Soundcloud, iVoox o iTunes no han hecho más que acrecentar las posibilidades de expansión de los audios encapsulados como vías para avanzar hacia el periodismo hiperspecializado o de nicho, también en deportes. Nuevos medios digitales como The Ringer, de Bill Simmons, o en España como Maratón Radio, así como espacios de podcast como El Enganche en Spain Media Radio son ejemplos de las posibilidades del audio para llegar no tanto a grandes públicos, sino más bien para impactar en oyentes muy interesados en unos contenidos muy específicos y diferenciados que trascienden las secciones tradicionales de un diario.

La portabilidad de este formato, que encaja perfectamente con la de los dispositivos móviles, cada vez más usados por más personas para acceder a contenidos informativos, así como su potencialidad como espacio para la inserción de publicidad o patrocinios, han impulsado aún más su crecimiento periodístico. Precisamente esa idea de apostar por un segmento de público más selecto y fiel se convierte en una ventaja para tratar de copar una parcela de mercado con la que poder atraer a las marcas para que inviertan y asocien su nombre a esos contenidos.

Así, han nacido podcasts superespecializados, con un público entusiasta, aficionado y practicante, a temáticas como el running o carreras populares (temática habitual que trabajan ya varios diarios locales y regionales en España como el Diario de Navarra), el ajedrez (como el caso del espacio de Radio Victoria El Rincón del Ajedrez), el surf (Hemisferio Surf Radio, de Surf Cantabria) o el pádel (Esto es pádel, de Capital Radio).

De lo que no cabe duda es de que el podcast se ha constituido en los últimos años como una vía para que jóvenes periodistas o recién titulados puedan abrirse paso en el mercado de trabajo forjándose, más allá del blog y las redes sociales, su propia marca personal. 

Así también lo ponen de manifiesto un grupo de profesores de Periodismo de algunas de las más destacadas universidades de Estados Unidos en el flamante manual Multimedia Sports Journalism. A Practitioner's Guide for the Digital Age. El libro, eminentemente práctico para su aplicación en las aulas, incluye recomendaciones específicas para producir diversos tipos de contenido a través de las diferentes plataformas y soportes en los medios deportivos actuales acordes a las nuevas tareas y perfiles periodísticos surgidos y adaptados a la convergencia digital.

Entre esos consejos prácticos, los profesores Edward Kian (Oklahoma State University), Galen Clavio (Indiana University), Bradley Schultz (University of Mississippi) y Mary Lou Sheffer (University of Southern Mississippi) han compendiado en unos de los capítulos del citado manual algunas recomendaciones para idear un podcast deportivo de éxito que lo diferencie de la radio deportiva convencional:

- Elegir un contenido que te guste, que conozcas y por el que sientas pasión. No hay otra. Las ganas y el entusiasmo no solo te ayudarán a dedicarle tiempo sino sobre todo a dotar a los contenidos de energía y personalidad.

- Identificar temáticas deportivas de actualidad, con demanda potencial y no del todo (o nada) satisfechas informativamente. Especial atención al desarrollo creciente de fenómenos como los esports.

- Pensar en espacios para la conversación sobre temas que no tendrían cabida en la radio deportiva tradicional y potenciar la conversación con los protagonistas. Aprovechar que no hay corsé de tiempo y que quien nos escucha nos permitirá extendernos más y profundizar en el tema.

- Segmentar bien los espacios de acuerdo a una periodicidad lógica, semanal o diaria, teniendo en cuenta la actualidad de ese deporte.

- Preparar bien los contenidos es investigar sobre ellos. Cuanto más lo hagas, más seguro y convencido estarás del podcast que vayas a producir.

- No crear un podcast con un protagonista con el que siempre estás de acuerdo. Podría ser favorable para tu ego, pero no para tu audiencia. Incorpora voces y puntos de vista distintos.

- Rodéate de colaboradores que cuenten con miniespacios o minisecciones dentro tu podcast. Su presencia, además de despertar más interés entre el público, favorece la profundización en otros contenidos.

- Inserta música. Esta combina bien con la temática deportiva, sirve para separar bloques o secciones y, además, confiere dinamismo.

lunes, 5 de noviembre de 2018

The Line Breaker: "historias con contenido e investigación" desde un prisma iberoamericano

Los ocho números de la revista en papel The Lines hasta la fecha.

"No podríamos considerarnos un medio deportivo si solo hablamos de fútbol", afirma con rotundidad Juan Pablo Gatti, uno de los fundadores de The Line Breaker, revista deportiva digital creada el 26 de diciembre de 2017 por un grupo de jóvenes periodistas de Sudamérica y España que trabajan en red. Con casi un año de trayectoria, este emprendimiento periodístico cuenta en su haber con ocho números editados hasta la fecha y aspira pronto a consolidarse internacionalmente entre los aficionados consumidores de lo que ellos denominan "historias con contenido e investigación" desde un prisma iberoamericano.

El propio Gatti confiesa que, aunque a día de hoy The Line Breaker no tiene anclaje en ningún país en específico, "el sueño de tener una redacción física siempre está". Actualmente el grupo de redactores de este medio procede de Argentina, España y Venezuela, aunque por esa redacción virtual han pasado también otros articulistas de Chile, Colombia o Perú, e incluso han tenido colaboradores de Estados Unidos, México o Italia quienes les han ayudado a diseñar y editar la revista digital The Lines.

De momento, el proyecto viaja cómodo a través de conversaciones y reuniones a través de las redes sociales (suelen quedar o muy temprano por la mañana o por las noches, a una hora que encaje bien en las diferentes latitudes de sus miembros) y se da su tiempo para confeccionar los contenidos de sus revistas, no tan supeditados a la actualidad. "Nos decantamos por el deporte en su conjunto, por poder buscar historias ricas en contenido, tomando también a la narrativa como algo sumamente importante, ya que ese debía ser un sello distintivo de nuestra marca", aseguran.

Inspirados en cierto modo por la experiencia de otros nuevos medios deportivos surgidos en los últimos años como Panenka, Ecos del Balón o Sphera Sports en España, El Escorpión en Colombia, Don Julio en Argentina o These Football Times en Reino Unido, The Line Breaker persigue, haciendo caso a lo que dice su denominación y su eslogan, romper varias líneas que sigue lo que consideran un periodismo deportivo más convencional. De esta forma, rehúyen de contenidos blandos o de entretenimiento, no casan con el protagonismo de ciertos periodistas estrella ni tampoco con las premuras informativas. "El público se va cansando de la falta de contenido y los nuevos medios están volviendo a las bases del periodismo, esto es, contar historias con contenido e investigación", subrayan. 

La diversidad del deporte en su contexto social y político

"A nosotros nos interesa el porqué de las cosas, comprender por qué suceden, contextualizarlas. Y si bien el fútbol es el deporte más importante, también creemos que todo deporte debe ser visibilizado. Así hemos hablado, por ejemplo, de ciclismo, natación, atletismo o hasta beach handball (balonmano playa) o charlado con personajes de todos los continentes salvo Oceanía". 

En esa búsqueda de una pretendida ruptura con el periodismo deportivo más tradicional, The Line Breaker fundamenta su propuesta en reportajes, entrevistas e historias de largo formato o especiales. Suelen ser entre diez y dieciséis piezas por número, algunas de las cuales las dejan abiertas en la web para su lectura y así darse a conocer.

Reportaje. Número 7 de The Lines.

Entre las personas entrevistadas figuran nombres como Vero Boquete, Luis Milla o Robert Pires, y sus historias van desde Iniesta a Mo Farah, pasando por las consecuencias de la guerra en el fútbol en Irak, el rugby en la Sudáfrica del apartheid, la eclosión deportiva en Túnez o el plan de crecimiento de Qatar como sede de grandes acontecimientos. También uno de sus números está dedicado a la igualdad en el deporte, otro aspecto que priorizan en su línea editorial.

"Nos gustan las historias que sean ricas en contenido. No nos gustaría charlar, por ejemplo, con Messi o Cristiano Ronaldo si estos no van a decir nada nuevo o hablen con el 'cassette' puesto. Cada vez que entrevistamos a una persona buscamos que nos cuente cosas profundas, sus ahnelos en el deporte que hace, que hable de sus ideas, deseos, decepciones. Tampoco nos interesa el "ganar, ganar o ganar", ya que creemos que esto es solo una circunstancia o no tiene por qué ser la norma. Además, tratamos de contextualizar las historias en su momento político, social y económico, de forma que se deje en claro que estas no suceden por casualidad, sino por causalidad".

La viabilidad económica como gran reto

Como acontece con otros tantos emprendimientos periodísticos, la mayor dificultad que se les presenta es la manera de alcanzar la viabilidad económica a medio plazo, ganar dinero para poder vivir de esto. Tras unas inversiones iniciales en mantener un hosting y un dominio en internet ("es algo caro y está dolarizado, algo que en nuestros países sudamericanos se siente mucho más", advierten), de momento tienen depositados sus objetivos en monetizar la revista y crear nuevos formatos como los podcasts. 

También han ido reorientando el proyecto tras ir probando opciones y cosechando diversos resultados, pasos que son siempre valiosos para madurar: "Luego de unos meses vimos necesario cambiarnos de Blogger o WordPress para tener más herramientas para trabajar, a la vez que vimos necesario dejar de dar la revista de manera gratuita para comenzar a cobrarla, ya que, al no tener publicidad, es nuestra manera de empezar a sostenernos". De momento, el precio por número de la revista es de 2,09 dólares.

"El objetivo actual - explica Gatti- es el de estabilizarnos luego de algunos problemas internos que hemos tenido (con las partidas de nuestro subjefe y del editor, las cuales sentimos mucho ya que ellos estuvieron desde el minuto uno) y dar otro salto en la web, a la vez que ya empezamos a practicar el SEO para, de a poco, posicionarnos también en los buscadores".

Como meta principal se marcan un horizonte temporal de tres años, contando como punto de partida el pasado Mundial de fútbol en Rusia, que fue cuando empezaron a comercializar la revista. "Ese objetivo final será ver cuánto habremos crecido y si tenemos las suficientes fuerzas -y el dinero- para sostener este proyecto".

Entretanto, lo tienen claro: seguirán haciendo periodismo de la mejor manera que saben. "Vamos paso a paso y siempre pensamos nuevas cosas. Pero si algo tenemos claro, es que hacemos lo que nos gusta y queremos seguir expandiendo la marca poco a poco, para que más gente confíe en lo que hacemos".

viernes, 26 de octubre de 2018

La anticrónica, aportación rupturista de Segurola en la escritura del género en Deportes

Santiago Segurola posiblemente sea el periodista deportivo más influyente de España en las últimas décadas al haber sido capaz no solo de crear un estilo innovador de cronista deportivo que ha influido en otros periodistas nacionales, sino también por transgredir la tradición del género con nuevas formas de escritura. Entre esas aportaciones rupturistas en la prosa deportiva se encuentra la "anticrónica", variante que el propio periodista vasco define como “el artículo de opinión vestido de crónica”.

"Las crónicas de Segurola se dirigen hacia el ensayo y hacia la profundización del saber enciclopédico del deporte. Sus crónicas circulares organizadas por ideas y tesis con un eje de oposición de valores caminan hacia la ensayización del género en el que las reflexiones y frases contundentes juegan un papel a veces más importante que la narración en la estructura textual. Esta ensayización convierte a sus crónicas deportivas en un “relato-reflexión” o una “descripción-pensamiento”,
fundamentos del buen periodismo para Kapuscinski".

Así lo recoge entre sus conclusiones la tesis doctoral titulada 'Las estrategias redaccionales y discursivas de las crónicas de Santiago Segurola en El País (1986-2006) y Marca (2007-2016), obra del periodista Fonsi Loaiza, dirigida por el profesor Sergi Cortiñas Rovira y que fue defendida hace una semana en la Universitat Autònoma de Barcelona.

Se trata de una nueva tesis doctoral sobre una materia tan relevante y de tan creciente interés académico en España en los últimos años como es la información deportiva. Con esta ya son casi 60 las tesis sobre periodismo y comunicación y deporte que se han defendido en nuestras universidades en la última década.

Es una valiosa aportación a la investigación que se suma, además, a otras tesis doctorales desarrolladas en tiempos recientes en las universidades españolas que analizan en profundidad la obra de cronistas deportivos de este país. Sucede así a trabajos como los de Agustín Rivera sobre las crónicas de boxeo de Manuel Alcántara (Universidad de Málaga, 2011) o de Mario Becedas sobre las crónicas de ciclismo de Carlos Arribas (Universidad Complutense, 2017).

La tesis que aquí nos ocupa es un estudio que pone de relieve la importancia de la crónica como género especializado de autor, característica de un tipo de periodismo que ha evolucionado en su narrativa pero que al mismo tiempo ha mantenido una serie de rasgos discursivos y estilísticos que la hacen distinta, tales como la carga emotiva, el retoricismo o la valoración de lo estético; todo aquello que la convierte en "un juego de toque entre literatura y periodismo". En este sentido, Fonsi Loaiza abunda en la idea central de la tesis doctoral de David Fleta (Universitat Autónoma de Barcelona, 2015) sobre puntos de encuentro entre la crónica deportiva y el realismo mágico.

Es relevante y original abordar la obra periodística de Santiago Segurola, sin duda, una de las figuras más relevantes del panorama periodístico deportivo en habla hispana en los últimos años, así como de los medios para los que este trabajó y son objeto de estudio aquí: la escuela de Deportes que se forjó en El País, y de la que él fue impulsor (1999-2006) antes de pasar a ser jefe de Cultura del diario y el diario Marca como el medio deportivo más leído en el arco hispanohablante, donde llegó a ser adjunto a la dirección

En su repaso al perfil biográfico de Santiago Segurola y el contexto deportivo y caracterización de su obra periodística, Loaiza se detiene en la calidad léxica y la expresividad de las crónicas del periodista de Barakaldo. Así, se refiere al uso de tecnicismos y neologismos (por ahí aparecen términos como gattusismo, boltiano, trescuartista,...) o a la importancia de las metáforas con referencias culturales, de forma que utiliza la literatura, el cine, el arte o la música para explicar conceptos del deporte.

"La creatividad en la prosa es una de las características primordiales de Santiago Segurola como periodista. Emplea recursos como las frases cortas contundentes, el humor, la ironía, las referencias culturales, la contextualización deportiva, las expresiones populares, gran número de recursos literarios y expresa la fuerza del deporte con la metáfora y los ejes metafóricos como especialidad", es una de las conclusiones de la tesis.



Según esta investigación, los textos de Santiago Segurola tienen "una influencia marcada del Nuevo Periodismo" que enarbolaron Tom Wolfe o Gay Talese, algo apreciable en el uso de diálogos, de escenas, de detalles sobre apariencia que indican la clase social y en la presentación de los acontecimientos desde el punto de vista de los deportistas. "El periodista vasco explota ambientes, deportistas y situaciones deportivas al máximo detalle, juzga el comportamiento de los deportistas, relata a la vez que interpreta y caracteriza a los personajes mediante la psiconarración".

Estructura circular y complejidad cinematográfica

La narrativa de Segurola, apoyada en el punto de vista subjetivo y en su voluntad literaria, adopta en la mayoría de los casos una estructura circular con una tesis y una organización de ideas que no responden a una sucesión cronológica:

"El periodista vasco tiene una visión cinematográfica de las crónicas y sostiene que lo más complicado para el cronista deportivo es encontrar el guion para hacer la estructura circular como si uno fuera director y la crónica una película. Considera que en las crónicas hay que tener una tesis y ser capaz de razonarla y explicarla hasta el final".

A este respecto, Loaiza afirma que "las crónicas por ideas son resultado de un proceso compositivo y están basadas en esta idea de crónica de tesis en las que hace falta encontrar el nudo gordiano que presida el evento con las ideas relacionadas con ese guion". 

Igualmente, este tipo de crónicas convierten a Segurola en "un cronista deportivo anticipador" que, al elegir un hilo conductor para la narración y quitar todo lo accesorio que hay alrededor del relato, también relaciona lo sucedido con algún tipo de debate o análisis de lo que pueda ocurrir en las semanas venideras.


ALGUNAS CITAS DE SEGUROLA (extraídas de entrevistas en profundidad incluidas en la tesis)

1. Crónica con declaraciones

“En las crónicas anglosajonas aparecen las palabras de los entrenadores. En España va en vestuarios. Y tampoco hay mucho tiempo. Ahora son partidos nocturnos. Terminan a las 22.45 y como mucho tienes una hora. En ese contexto es imposible poner las palabras de los entrenadores. En el New York Times esto se hace en los partidos de los Knicks. Y se estructuran en torno a la declaración de los entrenadores. Yo creo que son declaraciones más elaboradas y mejores que las que se hacen en España. Aquí el entrenador y el jugador se quitan de las conferencias de prensa. Además, tampoco están muy dedicadas a saber sobre el partido. En general, el periodista español medio busca la polémica. Buscar a ver si alguien se ha equivocado y convertir eso en la polémica. En Estados Unidos son más respetuosos y hay un nivel de presentación y de análisis de los partidos por parte de los jugadores y entrenadores superior al de España. Aquí la tradición te obliga a una crónica donde no haya una sola declaración de jugadores o entrenadores”.

2. Estructura circular, como una película

“Soy partidario de las crónicas circulares. No me gustan las abiertas. Si hay una tesis es porque eres capaz de razonarla y explicarla hasta el final. Me da la sensación de que las crónicas que se van abriendo no están vertebradas. Para cerrar una crónica tienes que acordarte bien del primer párrafo”

“Cada partido es una historia y cada historia tiene un guion que no siempre es lo que se ve. Tiene esa cosa oculta que nos ayuda a que la crónica sea importante. La gente que tiene que estar en los programas de televisión no tiene tiempo ni le interesa mucho destacar detalles ocultos y muchas veces ni los detecta. Eso es importante pero para que eso sea verdaderamente importante, hay otra cuestión y es que hay que amar el fútbol. Esa idea de que cualquiera escribe de fútbol es un error. El fútbol es un deporte sencillo y muy complejo a la vez y hay que verlo con un microscopio y contarlo como si fuera una película, tener una tesis y mantenerla hasta el final”

3. Los nudos gordianos

“En una crónica hay que encontrar el trazo y el nudo gordiano que de alguna manera presida el evento con los cuatro o cinco detalles e ideas relacionadas con ese guion. Todo lo demás no me interesa. No tengo tiempo ni creo que haya que extenderse en todo”

4. La vigencia de la crónica de autor

“Es cierto que muchos periódicos te colocan la crónica a las dos de la mañana y es la que luego va a salir en papel. Pero, por ejemplo, mis crónicas en Marca solo aparecían en el periódico. Yo llevaba una desventaja de 12 horas respecto a todo el mundo. Eso lo decidió el periódico y a mí me pareció bien. Me obligaba a escribir e interpretar la crónica de una manera diferente. Yo no podía dar todos los datos que todo el mundo sabía. Yo creo que en la crónica actual y la que está más cercana al mundo de Internet, tienes que tener una tesis de ese partido que vaya más lejos de ese partido, que sirva y que esté relacionada con un contexto anterior y que sea previsora con el contexto que viene”