lunes, 29 de agosto de 2016

José Luis Pérez: "Yo era el único fotógrafo en los JJ.OO. que no llevaba ni Nikon ni Canon. Eso llamó mucha la atención entre los compañeros"

Después de muchos años de trayectoria como fotoperiodista deportivo, cubrir unos JJ:OO. era su sueño, el gran reto profesional que le quedaba por cumplir. El albaceteño José Luis Pérez Fernández acaba de regresar de Río de Janeiro, donde hace dos años también tuvo la oportunidad de trabajar acreditado en el Mundial de fútbol para diversas agencias internacionales, una experiencia que le aportó enseñanzas y le ayudó a mejorar profesionalmente. 

"Trabajar codo con codo con los mejores fotógrafos te hace aprender mucho y exigirte mucho más, así que entendí que la ocasión de poder estar en Río 2016 era una oportunidad enorme que no podía dejar escapar", nos cuenta Pérez, especialista en fotografía deportiva y social, con experiencia en coberturas de grandes eventos internacionales como la Gala del Balón de Oro de la FIFA en Zúrich (Suiza), el Concierto de Año Nuevo en Viena (Austria), el Tour de Flandes en Brujas (Bélgica), los Premios Príncipe y Princesa de Asturias en Oviedo (España), varias finales de la Copa del Rey de fútbol o trabajos fotoperiodísticos en Nueva York, Washington, Estambul, Maldivas y París. 

Fruto de toda esa trayectoria han sido sus dos exposiciones de fotografía deportiva hasta la fecha,  “Una generación de campeones” (París, Alicante, 2013) y “Brasil: Crónica de un Mundial” (San Vicente del Raspeig, 2015). Además, ha impartido cursos y charlas sobre fotografía en el Instituto Cervantes de París, en el Instituto Cervantes de Río de Janeiro y en Brooklyn Technical High School de Nueva York.

Hemos conversado con él para conocer cómo se viven unos Juegos Olímpicos desde el 'foso' de los fotógrafos y cuáles son las claves que ha de manejar un fotoperiodista independiente en un evento de tanta magnitud y ante tanta competencia para lograr una buena instantánea que, con suerte, pueda ver publicada después en algún medio de referencia.

He aquí la entrevista, he aquí su vivencia olímpica y algunas de sus mejores fotografías en Río comentadas por él mismo:

- ¿Cuáles son las principales dificultades que encuentra un fotógrafo independiente a la hora de cubrir unos Juegos?
- Lo primero, organizar el viaje. Es una auténtica aventura que comienza en el momento en el que el COE (Comité Olímpico Español) te comunica que tu acreditación está aprobada. Nadie te busca el alojamiento, ni el trasporte, así que las dificultades ya comienzan antes de empezar los Juegos. Los vuelos en fechas de grandes eventos se ponen por las nubes y los alojamientos decentes tienen precios abusivos, así que para un autónomo es fundamental organizar bien este punto.

Otro cosa importante es la agenda deportiva. Saber qué cubrir cada día, elegir bien qué evento puede dar medalla o dónde puede saltar la sorpresa es vital. Estar en el sitio adecuado a la hora adecuada hará que puedas vender fotos ese día. Lo “malo” de los Juegos es que se disputan muchas competiciones a la misma hora y evidentemente no puedo cubrir todo.

- Y luego hay que tener en cuenta que las grandes agencias y otros medios importantes disponen de espacios preferentes y muchos fotógrafos.
Sí, a la hora de trabajar surgen otros problemas. Como bien dice, las grandes agencias tienen sitios preferentes. Sus fotógrafos siempre están en primera línea, tienen accesos a zonas que los demás no tenemos y, además, tienen equipos de profesionales muy grandes, lo que hace que tengan cubiertos todos los ángulos de cualquier evento y que en la mayoría de ocasiones se pongan rodeando al protagonista y te hagan perder la oportunidad de sacar la foto del momento. Eso pasa bastante. En Río 2016 ellos llevaban chalecos verdes, el resto de fotógrafos chalecos marrones. Así nos diferenciaban para los accesos.


Esta foto que hice en el Estadio Olímpico durante una prueba de atletismo refleja bastante bien lo que le comento. Se puede ver a los “chalecos verdes” casi tocando a los atletas, algunos tumbados, otros de pie, rodeando la acción. También se  puede ver claramente cuál era mi ángulo y mi lejanía con respecto a lo que ocurría en pista.

- ¿De qué forma entonces un freelance puede hacer una cobertura fotográfica diferente del resto estando situado más lejos de los protagonistas?
- No puedes competir con los grandes medios en muchas cosas. Ellos están en todas las competiciones, en todos los ángulos, trabajan muy rápido y nutren de contenidos a prácticamente todo el mundo en apenas dos minutos. Eso es algo que tienes que tener asumido, si no es frustrante. Pero eso también motiva. Si finalmente tus fotos se venden, es porque algo bueno has hecho.


"He sido el único fotógrafo que ha cubierto los Juegos con cámaras mirrorless. Marcas como Sony, Olympus y Panasonic me cedieron sus equipos para desarrollar esta aventura. Fue un proyecto personal muy grande y arriesgado"

La principal diferencia de mi cobertura de Río 2016 con respecto a los demás fotógrafos ha sido el equipo que he usado. He sido el único fotógrafo que ha cubierto los Juegos con cámaras mirrorless [Sin espejos. Se trata, como el propio Pérez aclara, de un tipo de cámara algo más pequeña, más ligera y con algunas diferencias tecnológicas respecto a las cámaras réflex que estamos habituados a ver en los grandes eventos. El tema del autofoco, por ejemplo, es una de las cosas donde las cámaras sin espejo aún estaban lejos de las cámaras que se usan a nivel profesional]. Por suerte los fabricantes han conseguido evolucionar en su desarrollo y en los nuevos modelos ya se notan los avances y ya se aproximan al nivel de las réflex. Por eso esta prueba de campo que iba a realizar yo era tan importante. Marcas como Sony, Olympus y Panasonic me cedieron sus equipos para que pudiera desarrollar esta aventura. Ha sido un proyecto personal muy grande y arriesgado. Es la primera vez que unos Juegos se cubren totalmente con este tipo de cámaras. Era el único que no llevaba ni Nikon ni Canon. Eso llamó mucho la atención entre los compañeros. 

Al final el resultado de mi trabajo ha sido muy satisfactorio y creo que ahora puedo aportar mucho a las marcas que desarrollan este tipo de cámaras. Así que, además de realizar la cobertura de los Juegos para varias agencias, he podido desarrollar un proyecto personal muy importante que solo la libertad del freelance me podía permitir hacer.


- Dentro de esa experimentación fotográfica, captó imágenes de gran valor, como esta de Rafa Nadal que tomó de espaldas con el puño levantado. ¿Cómo surge la idea y cómo la ejecutó?
- Esta foto me ha dado muchas alegrías y se ha convertido casi en icónica de mi trabajo en Río 2016.
Cuando veía que el partido llegaba a su fin  y que Rafa iba a ganar sin problemas pensé en buscar un ángulo diferente. Nadal estaba muy motivado en ese partido y celebraba mucho cada punto ganado así que sabía que cuando ganara el último punto iba a hacer sus típicos gestos de victoria. Me subí a lo alto de la pista número 1 y me coloqué justo detrás de él. Para esa foto debido a la lejanía coloqué el 300 mm de Olympus con el duplicador 1.4x y solo tuve que esperar a que terminara el partido. La idea era sacarlo de espaldas con el puño en alto, y voilá, ¡foto conseguida! Lo difícil muchas veces es imaginar cómo quieres la foto y luego conseguirla. Yo trabajo mucho así. Visualizo mucho qué tipo de foto quiero, cómo la quiero y eso me ayuda a planificar mi trabajo y a conseguir justo lo que busco.


-    Y luego esta otra que hizo frontal en la que se enfoca el fondo y se desenfoca el primer plano. ¿Qué técnica utilizó?
- Para esa foto sí que tuve que realizar varios disparos hasta que conseguí justo lo que quería: ¡velocidad! Curiosamente para mostrar velocidad alta en una foto lo que hay que hacer es hacer la foto a baja velocidad, haciendo que durante más tiempo entre luz en el sensor y así quede impreso el movimiento de la raqueta y de la pelota. Sin trípode estas fotos son muy complicadas de hacer y de alguien que se está moviendo mucho más. Pero las mirrorless se portaron muy bien y me dieron justo lo que necesitaba en cada momento. Esta foto esta hecha con la Panasonic GH4. Una vez más, pude conseguir la foto que mentalmente había pensado.

- ¿Con qué otras fotos de las realizadas en Río por usted se queda, por la dificultad que entraña o por el significado que encierra?
- Díficil elegir. Yo soy muy sentimental y para mí todas las fotos que hice en Río tienen mucho significado. Evidentemente, la de los medallistas españoles me hizo especial ilusión hacerlas. 


Parar a Carolina Marín para que posara delante de mí con la bandera española justo antes de recoger su medalla de campeona olímpica o la de Rafa y Marc mordiendo la medalla de oro a apenas un metro de donde yo estaba son momentos que ya se quedan guardados en mí, para siempre. 


Retratar a Simone Biles, Usain Bolt o Katie Ledecky, por decir algunos nombres estrella de los Juegos, también hace que esta experiencia sea muy especial. Vivir momentos históricos del deporte es uno de los regalos que nos hace esta profesión. Yo lo valoro mucho.

- ¿Qué ha podido aprender de toda experiencia y en qué fotoperiodistas se ha inspirado para seguir mejorando?
- Me inspiré mucho en el trabajo de Raymond Depardon, en su libro J.O. Depardon. Tiene una fotografía deportiva pausada y trabajada y creo que de eso tenemos que aprender todos. A nivel profesional lo que me ha aportado especialmente los Juegos ha sido una gran experiencia en planificación y flujo de trabajo. Nunca antes había cubierto tantos eventos en un solo día. Piense que en mi trabajo lo normal es hacer un partido de fútbol, de tenis o de baloncesto en un fin de semana. Mandar 20-25 fotos y trabajo hecho hasta el siguiente fin de semana. Pero en los Juegos no, en los Juegos puedes hacer waterpolo, tenis, baloncesto, esgrima, lucha, balonmano… Todo en el mismo día, con diferentes configuraciones de cámara, con rapidez para descargar fotos, repasarlas, editarlas y enviarlas. Una verdadera locura. Pero al final aprendes, te adaptas y ¡hasta sobrevives!

- En un momento de dificultad como el actual para el reporterismo gráfico, ¿cuán importante es hoy para un fotoperiodista labrarse una marca personal, profesional, y qué vías son las más recomendables para hacerse un sitio y tener visibilidad?
- Para un fotoperiodista freelance es fundamental consolidar una marca personal/profesional en redes sociales. Sin ella, las grandes marcas no se fijan en ti, por ejemplo. La marca personal y profesional eres tú y tu trabajo, son indivisibles y ambas se nutren la una de la otra. Tienes que tener un criterio fijo a la hora de publicar tus trabajos y tus opiniones y ser constante elaborando contenidos que puedan interesar a tus seguidores.

Evidentemente si no tienes un buen portfolio detrás, no podrás mostrar tu fotografía a los demás. Por eso, lo primero, trabajar, generar fotos, crear una fotogalería y, a partir de ahí, trabajar mucho las redes sociales. A mí me han llegado muchas ofertas de trabajo a través de Twitter o Linkedin. El hecho de anunciar que estarás en un evento puede hacer que agencias, marcas o medios sepan que podrán contar contigo si lo necesitan y eso hoy día es la mejor herramienta que tenemos a nuestra disposición y bien aprovechada abre muchas puertas. No concibo ya mi trabajo sin las redes sociales. Mi alias de usuario de twitter, @jperezfotografo se ha convertido en mi marca personal. Así firmo mis foto incluso y mucha gente me conoce por jperezfotografo en lugar de por mi nombre, Jose Luis Pérez. 

Otras fotos de jperezfotografo en Río, todas cedidas por el autor al blog para esta entrevista:






6 comentarios:

  1. Fantástico encuentro de dos tocayos que son grandes en periodismo deportivo. Rojas, añade a tu sección de innovaciones en periodismo deportivo lo de las mirrorless 😉

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas fotos y buen trabajo enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades por las fotos y el trabajo bien hecho!

    ResponderEliminar
  4. Estupenda entrevista, enhorabuena a todos y al esfuerzo & teson de jperezfotografo. Mucho exito!

    ResponderEliminar
  5. Si, es una pena que parezca que todo se limita a Canon y Nikon. En la prensa no deportiva, yo era el único con un equipo Sony y hay otro que trabaja con Fujifilm, ambas mirrorless además. El resto siguen. Buena entrevista.

    ResponderEliminar