domingo, 15 de septiembre de 2013

La importancia del 'background' en un texto periodístico, según Harold Evans

Harold Evans (1928) fue uno de los periodistas más influyentes en el último cuarto del pasado siglo, una etapa en la que dirigió, entre otros medios, The Sunday Times (1967-1981) y The Times (1981-1982) y fue adalid de un nuevo estilo de reporterismo de investigación que destapó varios escándalos políticos y empresariales en el Reino Unido que fueron ignorados o desmentidos oficialmente por las autoridades. Este británico nacionalizado estadounidense es actualmente uno de los maestros de la profesión más reconocidos, especialmente en el ámbito anglosajón, donde creó escuela. 

Autor de varios libros sobre Periodismo y su historia reciente, es sobre todo recordado por tres obras: Good Times, Bad Times (1984), autobiografía que recrea la pugna entre Evans y Murdoch por hacerse con el control del rotativo londinense a principios de los ochenta; Pictures on a Page (1978), considerado por algunos como la "Biblia del fotoperiodismo"; y The American Century (1998), un profundo análisis de los principales acontecimientos vividos por la sociedad de Estados Unidos a lo largo del siglo XX. Además de estos títulos, sobresale Essential English: for Journalists, Editors and Writers (1972), una guía indispensable para el buen uso del idioma en la redacción periodística que fija muchos de los estándares contenidos en los principales libros de estilo norteamericanos y británicos publicados hasta entonces.

Essential English constituye en realidad un manual de estilo periodístico propio, que, pese a haberse escrito hace más de cuarenta años, sigue manteniendo la frescura como para seguir siendo un texto de referencia tanto para estudiantes de Periodismo como para profesionales en ejercicio. Este libro aboga, sobre todo, por una necesaria claridad expositiva de las ideas y los enunciados en los textos informativos para procurar que el mensaje llegue al público sin posibilidad de equívoco. Para ello Evans aporta una serie de claves, siempre ilustradas con ejemplos, para dotar a las informaciones de una estructura ordenada, desde el titular al cuerpo de la noticia pasando por el lead; y apuesta por un correcto uso del lenguaje: oraciones simples y pocas subordinadas, verbos en voz activa y en positivo, palabras precisas y textos despojados de clichés y redundancias inútiles que no aportan información sino monotonía.

Junto con todas estas pautas de redacción, Harold Evans dedica uno de sus capítulos a la importancia del 'background' para garantizar la correcta comprensión de un texto periodístico y para dotarlo de calidad y profundidad, deteniéndose en la explicación de lo sucedido y recordando los antecedentes, además de promover el interés periodístico, entendido este como una forma de incentivar la curiosidad de los ciudadanos por el conocimiento de la sociedad y participar en ella. La contextualización de los hechos, efectivamente, se constituye como uno de los pilares de la especialización periodística.

Por su extraordinario interés y su plena vigencia, reproducimos a continuación algunos de los pasajes de este capítulo:

. "El que escribe un texto periodístico tiene dos tareas fundamentales: estructurarlo bien y dotarlo del 'background' suficiente para hacer que la historia sea perfectamente inteligible para un nuevo lector (...) Sin embargo, muchos periodistas especializados se olvidan de hacerlo porque precisamente saben demasiado (...) Muchos cometen el error de dar por hecho que el lector ha digerido todo lo que el medio ha publicado sobre ese asunto".

. "La habilidad reside en escribir para los lectores sin necesidad de abrumarlos con el relato de todo lo acontecido. Toda pieza informativa de la que hagamos un seguimiento continuado debe construirse de tal manera que se incluyan los antecedentes fundamentales, pero sin que esto suponga retrasar indebidamente los hechos noticiosos y sin irritar a los lectores que se mantienen al corriente". 

. "El background debe aportarse de una manera concisa, de paso. No hay necesidad de recapitular cada uno de los antecedentes, sino tan solo aquellos que hagan comprensible la noticia. Los periodistas que han asumido la importancia de contextualizar la información a veces se entusiasman con la idea y presentan al lector una innecesaria porción de las noticias publicadas un día antes". 

. "Si tienes dudas de cuándo y dónde introducir los antecedentes en una información de la que estamos haciendo el seguimiento, una buena recomendación con carácter general es: a) ofrecer al lector una señal en el primer párrafo (una palabra clave, una aposición u oración de relativo) para luego dar paso al contexto de la noticia y b) incluir el background completo en un solo párrafo, a partir del párrafo tercero".

. "Es siempre mejor decirles -de refilón- a diez lectores lo que ya conocen que omitir a un lector la explicación del único dato que le puede permitir comprender la historia en su totalidad" (por ejemplo, recordar quién es un nombre propio o explicar el significado de unas siglas).

. En las noticias que tienen una continuidad y un seguimiento, "al periódico le puede bastar con unas frases (de background) durante algunos días, pero de vez en cuando debe escribir una explicación más detallada de lo que está sucediendo. Por lo que representa velar por el interés público en su más amplio sentido, debe capacitar a los lectores no solo para seguir la evolución de los hechos, sino también para que se formen su propia opinión sobre los mismos".

. "Los redactores deben añadir contexto a la información sobre todo por inteligibilidad, pero también por interés. Un puñado de palabras extra con detalles confieren una mayor mordiente al relato de los hechos".

. "Siempre hay que traducir las cantidades en moneda extranjera y ofrecerlas en ambas divisas. Hay que contarlo todo como si fuéramos un lector más. Hay que explicarles qué es un huevo 'pasteurizado' o un reactor rápido de neutrones; no dejemos que ellos tengan que adivinar qué es una exportación invisible o dónde se encuentra Aldabra (está en las Seychelles). Si tiene dudas antes de incluir una explicación, considere cuánto más fácil está poniendo las cosas para el lector. Nunca deje pasar nada que usted no sería capaz de explicar sin la ayuda de la biblioteca".

1 comentario:

  1. Sin género de dudas estas pautas son determinantes para lograr la plena aprehensión de los contenidos por parte de los lectores. Excelente artículo

    ResponderEliminar