viernes, 17 de febrero de 2017

Eleonora Giovio: "Me pregunto desde hace años por qué en España no existe un magazine polideportivo como el de L'Équipe o Sport Week"

Eleonora Giovio no llegó al periodismo deportivo por casualidad. Desde pequeña vivió en casa la pasión por el deporte y, años más tarde, tras venir a vivir a Madrid, en 2005 hizo el Máster de Periodismo de El País, que le abriría las puertas a la profesión. 

Además de cubrir desde hace muchos años para El País la información del Real Madrid (en 2013 publicó el libro El efecto Mourinho: tierra quemada), en la sección de Deportes de este diario sobresalen sus reportajes y documentadas entrevistas a personajes de relieve en el concierto deportivo internacional. Aún tiene muy presente su última gran vivencia profesional en los Juegos Olímpicos de Río.

- Estudió Relaciones Internacionales en Bolonia pero acabó siendo periodista deportiva. Me imagino que el gusto por el fútbol y el deporte es algo que viene de mucho antes de la Universidad y de su paso por el Máster de El País.
- Estudié Ciencias Internacionales y Diplomáticas y me licencié con una tesis sobre el Gobierno de Salvador Allende. Con 18 años mi idea era ser diplomática. Con el tiempo me di cuenta de que eso no era para mí y cuando terminé la carrera me apunté al Master de Periodismo de El País. Quería ser periodista. Lo del fútbol y el deporte viene de la familia. Tengo dos hermanos y en la familia son todos primos, ni una chica, salvo yo. Mi madre estaba desesperada, soñaba con que yo jugara con las muñecas y me portara bien y terminé siendo un chico más. Un maschiaccio que se dice en Italia. No había día que no volviera a casa con alguna herida, con las rodillas ensangrentadas o con alguna brecha en la cabeza. Crecí entre almanaques de fútbol y viendo a mi hermano mayor empapelar la casa con fotos de Boris Becker cada vez que jugaba un partido. Se ponía una bolsa de hielo en la barriga porque no aguantaba la tensión… imagínate. En mi casa siempre hemos amado el deporte, nos despertábamos de madrugada a ver a Alberto Tomba en los Juegos de Invierno de Nagano, gritábamos como locos cuando jugaba la selección italiana de voleibol. Los Juegos eran sagrados. Lo veíamos todo. Y el fútbol también, y el ciclismo. Me apasioné al deporte desde pequeña. Nunca imaginé que terminaría escribiendo de ello. Todavía hoy hay gente que con cierto tono despectivo me dice: ‘con tu carrera y tus estudios y has acabado escribiendo de deporte’. Estoy muy orgullosa de las dos cosas, de mi carrera y de mi trabajo. 

- Y la oportunidad llegó a través del Máster.
- En el Master de Periodismo de El País había prácticas, no podías elegir sección salvo que quisieses ir a Deportes o Economía. Pensé que con 25 años (edad con la que hice el máster) no me mandarían, evidentemente, a cubrir una guerra ni unas elecciones y me dije: para pasar un verano leyendo-editando teletipos, prefiero ir a deportes y así puedo hacer calle y aprender. Y allí sigo. Me apasiona. Ir a unos Juegos Olímpicos es lo mejor que me ha pasado en la vida. Me pasé la ceremonia de apertura en Maracaná llorando de la emoción. 


"Ir a unos Juegos Olímpicos es lo mejor que me ha pasado en la vida. Me pasé la ceremonia de apertura en Maracaná llorando de la emoción" 


- ¿Qué periodistas deportivos le han marcado o inspirado más, tanto en Italia como en España?
- No distinguiría entre periodistas y periodistas deportivos. Al fin y al cabo, periodistas son y el oficio es el mismo. En Italia siempre he admirado a Gianni Mura, es la mejor pluma, un todoterreno. En España mis referentes son Enric González y Pablo Ordaz, me fascina la sencillez con la que cuentan las cosas. Hacen entendible al lector los asuntos más complicados. En cuanto a los cronistas, mi favorito es Eduardo Rodrigalvarez. En la vida seré capaz de escribir una crónica como las que escribe él.

- ¿Qué queda del 'brerismo' en la prensa deportiva italiana?
- No sabría decirle.

- Como en Italia, la prensa deportiva tiene aquí gran tradición, pero ¿cuán diferente es el periodismo deportivo que se hace en España y el que se hace en su país? 
- En la tele hay muchas diferencias en los informativos de deporte. En Italia dan mucho más espacio al polideportivo. Hay bloques de 15 minutos dedicados a todos los deportes. Aquí es imposible ver nada que no sea fútbol. Y eso es algo que echo de menos (ahora es cuando me insultarán y me dirán "vuélvete a tu país").
Cuando llegué aquí me llamó mucho la atención la importancia de la radio. En Italia no existen los carruseles, ni verás enviados especiales de las radios. Todo es tele, las tertulias, los programas de resumen de la jornada se hacen en tele, no en la radio como aquí.
El trato a los deportes en los periódicos de información general es el mismo aquí que allí, hay periodistas muy buenos e historias muy trabajadas y con enfoques diferentes. Quizás hay más variedad de temas en España.  


"En los informativos en televisión en Italia dan mucho más espacio al polideportivo. Hay bloques de 15 minutos dedicados a todos los deportes. Aquí es imposible ver nada que no sea fútbol"


- La Gazzetta, que el año pasado cumplió 120 años, es una verdadera institución cultural en su país, de norte a sur, con todo lo que esto supone, por encima de las grandes diferencias territoriales y culturales. Es un caso excepcional.
- Sí. Creo que es algo parecido a lo que pasa con L’Équipe en Francia. Se hace periodismo de muy buen nivel en la Gazzetta, hay gente muy muy preparada y muy válida y eso hace que el producto sea muy creíble.

- Antes lo señalaba usted. ¿No está el periodismo deportivo excesivamente futbolizado? No me refiero a que no deba hablar principalmente de fútbol sino a que a menudo se olvidan otras modalidades aun habiendo criterios noticiosos objetivos para haber informado sobre ellas.
- Es más o menos lo que le comentaba antes cuando hablaba de los informativos. Pero en la prensa escrita yo sí creo que se intenta cuidar y mimar también a los demás deportes. El trabajo que hace Almudena Rivera, por ejemplo, en el diario Marca es espectacular y una prueba de ello.

- ¿Tendría aceptación en el mercado periodístico español un semanario polideportivo como Sport Week o L'Équipe Magazine?
- Me lo llevo preguntando años, desde que llegué aquí. Me sorprendió no encontrar en España un magazine. Todas las veces que he preguntado a compañeros o jefes la respuesta ha sido la misma: no tendría cabida en el mercado español. Yo no soy una experta en estudios de marketing ni de lo que demandan los lectores, pero ¿y por qué nadie lo intenta? Hay muchas historias que no tienen cabida en el día a día porque la actualidad deportiva manda que sí se podrían trabajar en un magazine. La edición gráfica, además, daría mucho juego.

- Claudio Icardi comentaba hace unos meses en este blog que el periodista deportivo tiene también una responsabilidad hacia los jóvenes, a quienes pueden transmitir los mejores valores. "El deporte puede y debe ser educativo".
- Sí, el deporte, de hecho, es lo más educativo que hay. Al menos así lo era cuando yo era pequeña y lo practicaba. Era deporte sin más: competías porque socializabas, porque aprendías unas reglas, respetabas los horarios y la disciplina y porque el ejercicio físico es bueno. En mi época hacías deporte para disfrutar, sin pensar en convertirte en una estrella o en llegar lejos. Lo soñabas pero no te volvías loco con ello. Si sacaba malas notas, por ejemplo, mis padres me impedían ir a entrenarme (hice atletismo durante muchos años y luego voleibol). No sé si esa esencia se ha mantenido. Por lo que me cuentan amigos que son padres y llevan los hijos al fútbol, lo que se encuentran en las gradas no es muy educativo. Padres insultando a árbitros y a jugadores rivales y padres regañando a hijos por cometer un error o fallar un gol. Sin hablar de la cantidad de representantes que anda pululando por allí. 

- ¿Qué le parece la situación de la mujer en el periodismo deportivo actual?
- Pues nunca he pensado en el periodismo como una cuestión de género, la verdad. Quiero decir que siempre he pensado en hacer bien el trabajo y que da igual si eres hombre o mujer. Tengo que ser sincera, nunca he tenido dificultades por ser mujer, nunca me ha pesado ni nunca me lo han hecho pesar. Nunca he pensado que no me enviaran a tal sitio o tal otro por ser mujer. No he sufrido nunca episodios de machismo, ni me han tomado menos en serio por ser mujer. Al contrario. He tenido la suerte de que siempre me han respetado mucho. Quizás porque me he criado en un ambiente muy masculino y siempre he estado muy a gusto trabajando con los hombres nunca me he sentido un bicho raro. Ni me he parado nunca a pensar: qué pocas mujeres hay en las redacciones de deporte. Por lo que le decía antes, porque no vivo mi profesión como una cuestión de género. Hablo de mi caso particular, claro, cada una tendrá su historia.


"Disfruto como una enana preparando las entrevistas, a veces tardo dos-tres días en estudiar al personaje y en bucear en su vida. Llamo a todo aquel que me pueda contar anécdotas y cosas interesantes y poco conocidas. Lo que más me preocupa antes de sentarme a charlar es conseguir empatizar"
 

- ¿Y el tratamiento que recibe la mujer deportista? ¿Le molesta algo en particular como mujer? Hay roles en programas y luego alguna contraportada que... 
- En cuanto a la mujer deportista no puedo hablar porque no soy deportista. Así que tendrían que contestar ellas. En cuanto a roles en programas de tele, supongo que cada una estará a gusto con lo que hace. A mí no me gustaría sentarme a leer mensajes, por ejemplo, pero respeto a las que lo hacen. En la vida se me ocurriría preguntarle a Valentino Rossi –ni a nadie- en una entrevista si quiere un hijo conmigo. Ni pedirle una foto o un beso. Pero no juzgo a las que lo hacen. Cada uno que haga lo que considere oportuno y apechugue con ello. No creo que Valentino Rossi piense que todas las periodistas son así.
Hay mujeres en esta profesión que admiro mucho: Susana Guash por su desparpajo. Noemi de Miguel y Carol García por sus conocimientos y por conducir programas delante de una cámara con una preparación impecable. Creo que la gente no sabe lo complicado que es eso. Admiro mucho Izaskun Ruiz, que hace un trabajo extraordinario en las motos, sabe muchos idiomas, es objetiva, siempre pregunta lo que tiene que preguntar. La misma Almudena Rivera de Marca, que cité antes, es una todoterreno incansable.

- Usted es especialista en entrevistas. ¿Cuáles recuerda con especial satisfacción entre las que ha realizado, ya sea por la dificultad del personaje o por el resultado obtenido?
- Muchas gracias por lo de especialista. Disfruto como una enana preparando las entrevistas, a veces tardo dos-tres días en estudiar al personaje y en bucear en su vida. Llamo a compañeros, entrenadores, todo aquel que me pueda contar anécdotas y cosas interesantes y poco conocidas. Lo que más me preocupa antes de sentarme a charlar es conseguir empatizar. De cada uno me llevo cosas, así que todas me resultan especiales. Con satisfacción recuerdo una de las últimas, con Szymanowski, extremo del Leganés y chico humilde donde los haya. La que hice con Del Piero, quizás el futbolista más cercano con el que me he cruzado. Con el taekwondista Joel González, con Dybala, con Federica Pellegrini y Gregorio Paltrinieri. Me llegó al alma también la charla en la Seu que tuve con Maialen Chourraut poco antes de los Juegos. Mi anterior jefa Amaya Iríbar puede dar fe de ello: creo que en los últimos dos años, después de una entrevista mía, siempre recibía el mismo mensaje: "qué feliz soy, qué charla tan maravillosa he tenido".
Mire de Tévez por ejemplo recuerdo que todo el mundo me dijo que era arisco y hablaba poco y me encontré a un Tévez dicharachero y tremendamente amable. De Pirlo me sorprendió la simpatía, muy lejos de esa imagen seriota que transmite. De Boateng me habían dicho que era un ególatra y no me lo pareció en absoluto. También es divertido ver cómo nada se corresponde con lo que te dicen.

- ¿Y cuáles tiene pendientes por hacer? ¿Alguna que persiga desde hace tiempo o que tenga en mente para un futuro?
- Llevo persiguiendo a Totti y a Roberto Baggio desde hace siglos… no hay manera, pero seguiremos intentándolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada