sábado, 27 de agosto de 2016

Breve guía de estilo para informar correctamente sobre los Juegos Paralímpicos

La celebración de una nueva edición de los Juegos Paralímpicos, que se desarrollarán del 7 al 18 de septiembre en Río, supondrá todo un reto para los medios de comunicación, que deberán dar una cobertura suficiente a una competición de alcance internacional sobre colectivos y modalidades deportivas sobre los que no están habituados a informar.

Porque estos Juegos no solo justifican su cobertura mediática por los grandes números que mueven (22 modalidades, 4.350 deportistas, 176 países y 528 medallas de oro en juego); constituyen también una valiosa oportunidad para que el periodismo dé cabida en sus informaciones a estas competiciones y contribuya así a una mejor integración social de las personas con discapacidad (visual, física, intelectual o parálisis cerebral) a quienes los deportistas paralímpicos representan.

Por ello, es primordial que los medios de comunicación en general, y los deportivos en particular, actúen en dos sentidos: por un lado, incluyendo un mayor número de noticias sobre el deporte adaptado para darlo a conocer y mejorar su imagen social, y, por otro, abordando adecuadamente estos contenidos mediante un uso respetuoso de los términos lingüísticos y de las imágenes en las noticias que concedan protagonismo al movimiento paralímpico y, por extensión, a todos los colectivos con discapacidad.

A este doble objetivo, deontológico e idiomático, apunta esta breve guía de estilo, propuesta de Periodismo Deportivo de Calidad para una correcta cobertura periodística de los Juegos Paralímpicos 2016:

1. Naturalizar las noticias sobre deportistas con discapacidad, de forma que ingresen en la agenda habitual de los medios y en la cobertura de los espacios que se destinan al resto de las informaciones.

2. Mostrar una imagen del deportista con discapacidad de la misma forma que al resto de los deportistas, colocándolas así en un plano de igualdad respecto al resto de ciudadanos.

3. Presentar a los deportistas con discapacidad ni como personas dependientes o lastimosas, sino como ejemplos a seguir por sus capacidades más que por sus limitaciones. No han provocar compasión sino, en todo caso, respeto y admiración. Deben ser mostrados de forma atractiva como ejemplo de superación.

4. Tener especial cuidado con aquellos estereotipos que pueden resultar discriminatorios y términos con connotaciones peyorativas u ofensivas al referirnos a una persona con discapacidad. Son inadecuadas por peyorativas al implicar la negación de una o varias cualidades de la persona: disminuido, deficiente, incapacitado, subnormal, anormal, inválido, tarado, perturbado, mutilado, tullido, lisiado, loco, invidente, mongólico (El Comité Paralímpico Internacional desaconseja el uso en inglés de disability y recomienda en su lugar impairment).

5. Considerar cuidadosamente las palabras, especialmente los adjetivos que se vayan a emplear en una información. Una tendencia de los últimos años es la de no sustantivar los adjetivos calificativos; es preferible hablar de persona con discapacidad o persona discapacitada, persona sorda, persona ciega, persona con retraso mental, etc. a etiquetar a los individuos como el discapacitado, el minusválido, el sordo, el ciego o el retardado. En el caso de los Juegos Paralímpicos, más que hablar de atletas con dispacidad, será preferible hacerlo simplemente de atletas.

6. Es recomendable no utilizar verbos que conllevan una apreciación negativa de la discapacidad como padecer, sufrir o aquejar, y emplear en su lugar presentar, tener o manifestar.

7. Igualmente, se evitarán expresiones como personas con problemas de movilidad (en lugar personas con movilidad reducida) o personas con problemas de visión (mejor, personas con discapacidad visual o personas ciegas). 

8. Si bien el uso de eufemismos es recomendable como expresiones sinónimas y para evitar así repeticiones, lo políticamente correcto no es siempre lo más periodístico. Siempre que sea posible, en una información deberá llamarse a las cosas por su nombre, de forma que el mensaje sea de fácil comprensión y no se hiera nunca a las personas que son protagonistas de las noticias. Sordo o ciego son palabras de uso común que no tienen carácter peyorativo (las propias federaciones se hacen llamar Deportes para Ciegos y Deportes para Sordos).

9. El lenguaje utilizado para informar sobre la discapacidad deberá ser de fácil comprensión para el común de los lectores. Si se hace necesaria la utilización de términos poco usuales, siglas o tecnicismos, deberá explicarse su significado en forma sencilla.

10. Debemos tener en cuenta que hay distintos tipos de discapacidad (y de modalidades de deporte adaptado) y que cada cual tiene su especificidad y sus características. Es necesario profundizar el conocimiento que se tiene en la materia, comprender cada particularidad, incluso dentro de una discapacidad específica, y, en consecuencia, mencionar siempre de qué tipo de discapacidad se trata y cuál es su terminología especifica si es preciso.

11. Dar a conocer el reglamento y el formato de competición de las veintidós modalidades paralímpicas: atletismo, baloncesto en silla de ruedas, boccia, ciclismo, equitación, esgrima en silla, fútbol 5, fútbol 7, goalball, halterofilia, judo, natación, piragüismo, remo, rugby en silla, tenis en silla, tenis de mesa, tiro, tiro con arco, triatlón, vela y voleibol.

4 comentarios:

  1. Excelente guía. Fácil, sencilla y clara. Da gusto encontrar a más colegas interesados en comunicar sin discriminar y sobre todo en compartir sus conocimientos. ¡Felicidades!.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Priscila. Me alegra coincidir en inquietudes y planteamientos con toda una especialista como tú en este terreno. Todo sea por mejorar las cosas, aunque sea solo un poquito. Seguimos en la lucha, compañera.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones por el post José Luis. Información muy útil, clara y aplicable para quienes nos movemos en el mundo de la gestión deportiva. Aporta conceptos que normalmente se pasan por alto, sobretodo por desconocimiento y falta de difusión del deporte Paralímpico. Valoro mucho las fuentes de documentación que citas, cosa que a veces cuesta encontrar. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Gustavo. Muy amable al escribir. Es importante manejar bien los conceptos y localizar las fuentes en las que debemos apoyarnos. Me alegro que haya sido útil. Un saludo

    ResponderEliminar