sábado, 12 de noviembre de 2016

Diosas Olímpicas, plataforma latinoamericana que abre el camino de la visibilidad a las mujeres del deporte

La periodista deportiva mexicana Olga Trujillo.
Normalmente se dice muy poco de las mujeres en los medios de comunicación. Menos aún de las que son deportistas. El periodismo deportivo se ocupa poco de ellas pese a que, en los últimos años, el desarrollo del deporte en muchos países se ha producido sobre todo desde el lado femenino. Por eso, entre los nuevos medios y proyectos periodísticos surgidos en los últimos años en las plataformas digitales, son cada vez más los que se ocupan de contrarrestar ese sesgo de género dando visibilidad a las protagonistas del deporte y a sus logros en las competiciones.

Entre esos emprendimientos se encuentran, por un lado, los que se ciñen a un solo deporte, el fútbol (ahí están El Vestuario o las iniciativas Detacón en España o Pamboleras en México), mientras que otros optan por instar a la reflexión desde una perspectiva más amplia acogiendo al amplio abanico de modalidades existentes. Entre estos últimos, sobresalen nuevos medios como Avance Deportivo, Women Sports Life y el proyecto, con sede en México, Diosas Olímpicas.

La periodista deportiva Olga Trujillo concibió el proyecto Diosas Olímpicas a finales de 2011, mientras tenía en brazos a su recién nacida hija Olympia. Todo concuerda. Tras haber sido reportera de fútbol y reportajes especiales en el diario deportivo Récord (hasta 2007), se formó en redes sociales y decidió escudriñar qué se decía sobre la mujer dentro del deporte en los medios. “Hice un sondeo en la prensa escrita mexicana, en las redes sociales aún en pañales, sitios web y, sin mucha novedad de lo que viví como reportera en el periódico, encontré la misma respuesta. La mujer en el deporte seguía casi invisible. Así empecé Diosas, jugué con el nombre, con las diosas griegas, Olympia y los Olímpicos. Y a escribir”.

Aunque se trata de una iniciativa personal, Trujillo no ha dejado de rodearse, desde 2012 y hasta la fecha, de un grupo de colegas que se han ido solidarizando con la idea de ser mujeres que quieren hablar sobre otras mujeres en el ámbito del deporte. Así, entre otras han sido colaboradoras las periodistas Eréndira Palma y Marisol Pacheco, la música Laura Fernández, Xóchitl Zen (doctoranda en Ciencias de la Comunicación) o Evelyn Venzor (estudiante de Comunicación). Actualmente, siguen la labor Beatriz Méndez (también estudiante de Comunicación), Claudia Pedraza (doctora en Ciencias Políticas) y, últimamente, Cristina Herrera (también periodista de deportes quien cubrió los últimos Juegos Olímpicos).

“Todas hemos dejado constancia de nuestro interés por promover el deporte femenino, por buscar sembrar semillas de cambio y, por tanto, hacer visible a la mujer dentro de uno de los tantos ámbitos dominado por hombres”, señala la directora de Diosas Olímpicas, quien deja constancia también de la inestimable contribución de su marido, Tlatoani Carrera (periodista de especiales de ESPN México), en las labores de edición.

Bajo el lema 'Mujeres que abren camino', Diosas Olímpicas pone de manifiesto que existen profesionales de referencia en sus respectivos campos de trabajo (además de deportistas, hablamos de entrenadoras, managers, juezas, psicólogas, médicas o mujeres con cargo institucional) que tienen mucho que decir. Uno de los grandes retos del periodismo para paliar el sesgo de género en la información deportiva es precisamente incorporar a esas fuentes expertas a la agenda temática.

“Todas han manifestado haberse enfrentado a situaciones que de fondo tienen que ver con una sola raíz: los prejuicios de género. Lo he escuchado una y otra vez en las entrevistas. Por eso es importante señalarlas como gente que abre camino, que reflejan una pluralidad de roles a partir de la ruptura de estereotipos (igual que hacen las atletas) y que a su vez enseñan distintas perspectivas y oportunidades para las nuevas generaciones”.

El proyecto que lidera Olga Trujillo fomenta la visibilidad y el impacto de las mujeres que practican el deporte de alto rendimiento. Entre las historias que prefieren contar se encuentran las de aquellas mujeres del deporte que han sido pioneras y que han tenido que hacer frente a adversidades para llegar a lo más alto.

“Nos encantan las de “la primera vez que una mujer…”. Por ejemplo, la de la directora técnica Emily Lima, que fue anunciada para dirigir al conjunto de futbol femenino de Brasil, es una nota que marca un antes y un después dentro de un ámbito complicado como lo es la dirección técnica en el futbol y no se diga el practicado por hombres. Con esa nota me enfoqué en que mientras en el país del futbol hay un avance al reconocerla y depositar la confianza en ella para dirigir al conjunto femenino, en México llevamos seis meses (desde que se fue Leonardo Cuéllar) sin nombrar a un o una DT… y nombrar importa, pero ninguna de las DT preparadas que sobresalen en el país suena para tomar el timón”.

“Lo mismo intentamos con las notas de las atletas. Es muy frecuente que rompan marcas, logren sitios a donde ninguna había llegado o por ejemplo hagan pública su identidad sexual (más las norteamericanas y europeas) y al contar sus hazañas o sus historias de vida, queremos conectar puntos para mover el discurso desde la simpatía a la empatía con ellas, nos es muy importante que, con base en sus experiencias se puedan dibujar paralelismos de experiencias de género dentro y fuera del campo de juego y así aumentar la conciencia sobre su lucha”, añade Trujillo.

Asimismo, las historias se conciben desde una perspectiva internacional. “Pienso que ese tipo de información o ángulos pueden interesarles tanto a las mexicanas como al resto de las mujeres en Latinoamérica y, por qué no, de otros países de habla hispana, esa es la idea. Si construimos solidaridad y apoyo respecto al tema a través de las fronteras, demostraremos cómo estas barreras a las que se enfrentan todas estas mujeres se pueden manifestar de distintas formas y que, por lo tanto, nuestras seguidoras sepan que desde aquí podemos construir oportunidades de diálogo y defensa”.

La lógica masculina del periodismo deportivo

A juicio de la directora de Diosas Olímpicas, una de las principales barreras que impiden una mayor proyección social del deporte practicado por mujeres es el hecho de que la mayor parte de las personas que trabajan en los medios deportivos sean hombres, lo que afecta no solo a la hora de tomar de decisiones editoriales sino también al momento de contratar presentadoras, comentaristas o redactoras, quienes aún deben demostrar que "saben" de deportes.

"Para ellos es normal que un hombre “sepa” de deportes, y la mayoría reproduce la lógica de que las mujeres somos esos seres necios que quieren apropiarse de algo que es suyo. Lo he visto y escuchado como profesora de la Licenciatura de Periodismo Deportivo y como periodista. Por ejemplo, tengo un grupo de veinte alumnos y una sola alumna, todos estudian periodismo deportivo y de entrada cuando saben que les daré clase me ven con cara de “¿y esta qué me puede enseñar?”. Luego cuando nos vamos conociendo te sueltan la sopa, como decimos los mexicanos, y te das cuenta que sí se fijan en cosas como si las conductoras están “buenas o no” o si algunas “sí saben” o “saben más que otras”, pero les cuesta mucho trabajo darles crédito porque dicen “nos quitan espacios, solo están ahí por su físico”.

Sin embargo, en su opinión, una vez que las mujeres acaban demostrando que sí tienen conocimientos sobre deportes y un criterio claro sobre el contenido editorial, se hace muy evidente en el tratamiento de la información. "Un ejemplo es el diario deportivo más viejo en México, el Esto, para mí es el que da más espacio al deporte femenino que el resto de las publicaciones impresas. Rosalinda Coronado lleva más de cuarenta años trabajando para esa publicación, primero como reportera y hoy (apenas) como subdirectora. Para mí, ella es un ejemplo de lo que estamos hablando".

El androcentrismo imperante en los medios deportivos contribuye, además, a expandir estereotipos y roles tradicionales tales como la mujer como reclamo sexual o como ser dependiente del hombre. Cambiar estas dinámicas desde el periodismo es un ejercicio de responsabilidad con la sociedad, según Trujillo. "A pesar de que suena lejano o descabellado siquiera pensar en que los medios se pueden interesar en dejar de objetivizar a la mujer porque “es lo que vende”, sí se pueden dar pequeños pasos con aquellos que muestran algo de empatía por el tema y su responsabilidad social. El otro día les di a los alumnos el manual Hablemos de Deporte en Femenino y Masculino y una alumna que ya trabaja en los medios me comentó que le pareció interesante y que se lo pasó a varios de sus compañeros de trabajo y les dijo: “Deberían leerlo, es más, la empresa debería obligarnos a hacerlo”. Si alguien la escuchó y si los directores o encargados de roles decisivos en los medios se abrieran a discutir este tipo de temas, junto con la cuestión de analizar su parte de responsabilidad social, sería un gran primer paso".

Cuando está cerca de cumplir cinco años de vida, Diosas Olímpicas se constituye como un proyecto que ha madurado y que ha ganado notoriedad y presencia internacional a través de su participación en actividades formativas y solidarias en otros países, como los festivales organizados por la fundación alemana Discover Football que, primero en Brasil y luego en Berlín, le han servido para estrechar lazos solidarios con otras plataformas femeninas con las que comparte inquietudes.

"Nos hemos consolidado como un espacio de referencia donde se promueve la visibilidad de la mujer en el deporte, donde se da nombre, mención y difusión a temas relacionados con ellas que en la mayoría de los medios no se tratan (como la homofobia, por ejemplo). Hay gente que ya nos escribe para decirnos que pasó esto o lo otro y que buscan un espacio para que se dé a conocer, mis alumnos y alumnas me mandan links cuando ven una nota de mujer y deporte que anda circulando por las redes y las mismas atletas algunas veces me escriben para decirme dónde y a qué hora van a competir o cuáles son sus nuevos logros".

Como reconoce Olga Trujillo, el camino es muy largo y no ha hecho más que empezar: "Sabemos que debemos seguir reinventándonos, que la idea de las primeras tres campañas que realizamos - a las que llamamos 'Ganando Terreno'- con el fin de concientizar a públicos universitarios, dan para más y que debemos continuar con los planes y propuestas para lograr influir aún más, sobre todo en el público mexicano, al que muchas veces no logramos descifrar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario